El modelo tradicional de prestación de servicios sanitarios no es sostenible. Mientras la demanda continúa creciendo como consecuencia de una población cada vez más envejecida y en la que aumenta de forma imparable el porcentaje de enfermos crónicos y de personas de edad avanzada, la situación de crisis económica ha impuesto una importante reducción del gasto. (más…)