El modelo tradicional de prestación de servicios sanitarios no es sostenible. Mientras la demanda continúa creciendo como consecuencia de una población cada vez más envejecida y en la que aumenta de forma imparable el porcentaje de enfermos crónicos y de personas de edad avanzada, la situación de crisis económica ha impuesto una importante reducción del gasto.

En este contexto, la prestación de servicios sanitarios mediante el uso de dispositivos móviles, lo que se denomina en inglés mobile health o abreviadamente mHealth, ha abierto nuevas oportunidades para los emprendedores.

mHEALTH

La implantación de la mHealth aporta beneficios para todos los agentes del sistema. Permite reducir las visitas presenciales, con el consiguiente ahorro de costes; mejorar la adherencia a los tratamientos y el cumplimiento terapéutico; monitorizar y transmitir de forma remota los signos vitales de pacientes; facilitar la comunicación de éstos con los profesionales; y, en general, una mayor eficiencia en la prestación y un mejor control de la salud, con un menor consumo de recursos.

La consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) presentó hace unos días en Barcelona las conclusiones de su informe ‘Un impacto socio económico de la mHealth. Un informe de análisis para la Unión Europea’, cuantificando en la nada desdeñable cifra de 99.000 millones el potencial ahorro anual que se podría conseguir en la Unión Europea en 2017 si se llegara a adoptar la mHealth de manera plena.

COLABORACIÓN PÚBLICO-PRIVADA

No obstante, el alcance de estos beneficios dependerá de en qué medida se superen las barreras económicas, tecnológicas, estructurales o regulatorias que pueden obstaculizar la adopción de la mHealth. En el mencionado informe de PwC se considera que en este ámbito la principal responsabilidad recae sobre reguladores y pagadores, instando a éstos a adoptar medidas para fomentar la adopción y el uso de la mHealth.

Con todo, siendo el sistema sanitario público uno de los principales beneficiarios de todo ello, un enfoque excesivamente cortoplacista puede limitar su capacidad de impulso, dejando en manos del sector privado la oportunidad de liderarlo. En esta empresa el principal desafío para el emprendedor es encontrar un modelo de negocio adecuado, pues la inversión necesaria debe cubrir básicamente el desarrollo de software y no suele ser elevada.

Aunque el número de aplicaciones de salud disponibles en las diferentes plataformas para apps supere ya las 40.000, la mayoría de ellas no suelen tener éxito y muchas veces ni siquiera llegan a utilizarse. Para tener éxito es imprescindible conocer y entender las necesidades y expectativas de los usuarios. Los problemas que esperan todavía una solución son innumerables.

Si nuestro sistema sanitario es el resultado de la iniciativa pública y privada, en el ámbito de la mHealth la unión de esfuerzos de cara a crear un ecosistema que facilite, incentive y estimule el emprendimiento cobra pleno sentido, especialmente si se considera los beneficios que se pueden alcanzar, tal como hemos mencionado anteriormente.

4 Years From Now (4YFN)

Un ejemplo de esta colaboración es la iniciativa que lidera la Fundación Mobile World Capital Barcelona, que el próximo mes de febrero, en el marco del World Mobile Congress, reunirá en la ciudad condal a un millar de emprendedores, la mitad de ellos internacionales y la otra mitad locales, en ‘4 Years From Now’ (4YFN), un exclusivo evento de emprendeduría ‘mobile’ que busca dar una oportunidad al emprendedor que apuesta por un proyecto tecnológico y de movilidad.

¿Te apuntas? Espero verte allí.